comprar por categoría

Inicios

Como cultivar marihuana autofloreciente: Todo sobre su cultivo

En: Variedades de Cannabis Comentario: 0 Hit: 1152

Las semillas de marihuana autoflorecientes se han convertido, desde hace años, en una opción interesante para muchos cultivadores. El cultivo de este tipo de plantas difiere, en algunos aspectos, al del resto de variedades de Cannabis.

¿Cómo se cultivan las variedades autoflorecientes?

Las semillas de marihuana autoflorecientes se han convertido, desde hace años, en una opción interesante para muchos cultivadores.

El cultivo de este tipo de plantas difiere, en algunos aspectos, al del resto de variedades de Cannabis. En este artículo vamos a resumir estas diferencias y a dar una serie de claves, para que cualquiera que se decida por ellas pueda sacarles todo el partido y conseguir los mejores resultados.

Índice

  1. Tipos de plantas y semillas. pincha aquí
  2. Germinación. macetas y transplantes. pincha aquí
  3. Fotoperíodo y cosecha. pincha aquí
  4. Alimentación. pincha aquí

1- Tipos de plantas y semillas.

El Cannabis florece por una reducción drástica de las horas de luz que reciben las plantas al día, o más bien, por un alargamiento de las horas de oscuridad nocturna no interrumpida, que es conocido con el nombre de fotoperiodo.

Hay una excepción a esta regla: las variedades de Cannabis Ruderalis. Son plantas pequeñas, poco psicoactivas y que su floración no está relacionada con la reducción de horas de luz del fotoperiodo.

Florecen cuando alcanzan una determinada “edad” independientemente de las horas de luz o de oscuridad que haya en ese momento.

Las plantas autoflorecientes son cruces realizados entre Ruderalis y otros tipos de Cannabis, ya sean Sátivas o Índicas.

DESCUBRE NUESTRAS 28 GENÉTICAS PREMIUM A GRANEL, VARIEDADES CAMPEONAS DESDE 1 €

SEMILLAS A GRANEL

(Si tu pedido supera los 50€ y vives dentro de la península ibérica, el envío te sale gratis.)

Las Ruderalis transmiten a las semillas la capacidad de ser autoflorecientes.

Al cruzarlas con otro tipo de variedades se ha conseguido aumentar su tamaño y sus niveles tanto de THC como de otros cannabinoides, manteniendo sus características en cuanto a la floración.

Se cultivan a partir de semillas, ya que es imposible mantener una planta madre de la que sacar esquejes.

Puedes elegir entre semillas normales (con machos y hembras) o feminizadas. Debido a que lo que conocemos por marihuana son las flores de las plantas hembras, la mayoría de la gente suele decantarse por las semillas feminizadas.

Esto evitará que estés pendiente de los machos o que desaproveches espacio y trabajo con su cultivo.

En el caso de que tu intención sea hacer tus propias semillas, nuestra recomendación sería que utilices semillas normales ya que gran parte de su descendencia seguirá siendo autofloreciente, aunque la otra planta con la que las cruces no lo sea.

genética ruderalis

En cuanto a su productividad hay que tener en cuenta que las primeras variedades de semillas autoflorecientes que aparecieron en el mercado daban como resultado unas plantas muy pequeñas y poco productivas (aunque son una buena opción para cultivos discretos o en el caso de que no se disponga de mucho sitio); y que, desde entonces, se han ido realizando nuevos cruces de los que se han obtenido variedades autoflorecientes mucho más productivas.

2- Germinación, macetas y trasplantes.

Es importante tener en cuenta que este tipo de plantas florecerán al cabo de unos determinados días desde el momento de su germinación; por lo tanto, todo aquello que retrase su desarrollo durante esos días de crecimiento implicará una menor cosecha final.

Es conveniente germinar la semilla en un jiffy o un taco de lana de roca para pasarla, una vez que se vean sus raíces, al contenedor definitivo.

Así conseguiremos que la planta se desarrolle al máximo posible durante su crecimiento evitándole estrés y parones de crecimiento después de cada trasplante.

Si el cultivo es en tierra, debe utilizarse macetas y bandejas para cultivo de marihuana de entre 4 y 20 litros, según el tipo de variedad y el tamaño que quieras que tenga la planta. Para las variedades más productivas, un tiesto más grande dará como resultado una planta mayor y una cosecha más abundante.

semillas autoflorecintes

3- Fotoperiodo y cosecha.

Como ya hemos comentado anteriormente, las plantas de variedades autoflorecientes no se ven afectadas en cuanto al inicio de su floración por las horas de luz o de oscuridad del fotoperiodo.

Esto hace que sean plantas con unas características especiales en su floración que hay que tener en cuenta. Una de ellas es que florecerán más abundantemente cuantas más horas de luz haya en el día.

Por lo tanto, si el cultivo es en interior, es mejor dejarlas siempre a un fotoperiodo de 18/6 o 20/4 (18 o 20 horas de luz por día). Si vamos a cultivar en exterior podemos hacerlo entre abril y octubre, aunque el mejor momento para hacerlo, en cuanto a su producción, será cuando haya más horas de luz diarias (plantando en mayo y cultivando en junio o julio).

Estas plantas, que tardan entre 60 y 90 días en terminar de florecer desde su germinación, nos permiten realizar varias cosechas durante un mismo año; ya sean de plantas autoflorecientes o alternando su cultivo con el de otras variedades, que sólo pueden recogerse en otoño, con lo que podremos disponer de marihuana desde el principio del verano.

4- Alimentación.

Las necesidades nutritivas de este tipo de plantas son diferentes de las del del resto de las variedades de Cannabis, ya que son plantas de crecimiento rápido que debe ser fomentado al máximo.

La casa de abonos y estimuladores para marihuana BAC dispone de una linea de abonado exclusivo para este tipo de plantas.

Sólo son necesarios un bote de fertilizante (Fast Food) y otro de estimulador (Auto Stimulator) para realizar todo el cultivo y conseguir el máximo partido de tus plantas de Cannabis autoflorecientes.

fast food

También te puede interesar...

Comentarios

Deja tu comentario