comprar por categoría

Categorías

En: Manuales de Cultivo Comentario: 0 Hit: 139

¿Cómo proteger tu cultivo de guerrilla de animales salvajes?

Tener un cultivo de guerrilla requiere de algunos cuidados especiales. Por eso hoy te traemos una ayuda extra frente a todos esos animales que pueden estropear tu cosecha.

Alguna vez habrás escuchado (o te habrás enterado por experiencia propia) que al tener un cultivo de guerrilla surgen preocupaciones por si un desconocido descubre la parcela de cultivo o por si se daña la cosecha por infestación de organismos patógenos o plagas de animales.

Este último punto es uno de los problemas más comunes y habituales de los cultivadores de cannabis de guerrilla: la amenaza de animales salvajes en sus parcelas.

Si te interesa el tema, sigue leyendo, en este artículo nos centraremos en técnicas y consejos para mantener tus parcelas de plantas libres de cualquier tipo de plaga de animales.

¿Qué es una plaga agrícola?

Se llama plaga a cualquier ser vivo que resulta perjudicial para otro ser vivo de interés para el ser humano. Existen plagas de muchos tipos: de interés sanitario, tales como los vectores de enfermedades humanas y animales, tales como, mosquitos, pulgas o garrapatas, y las plagas agrícolas que afectan las plantas cultivadas, así como las cosechas, ya sean frescas o almacenadas.

En la agricultura, cuando empleamos la palabra “plaga” nos referimos a todos los animales, plantas y microorganismos que tienen un efecto negativo sobre la producción.

Estas plagas se mantienen vivas y resisten mientras exista una fuente concentrada y fiable de alimento, por ello, las medidas que normalmente se utilizan para mantener una gran productividad en los cultivos (por ejemplo, el uso de fertilizantes, el cultivo múltiple mediante la reducción o eliminación de los suelos descansados, etc.) crean un ambiente acogedor y próspero para la reproducción de plagas.

Por eso debemos tener un manejo inteligente de los problemas de las plagas y crear un plan de acción para mantenerlas controladas y alejadas de nuestros cultivos.

¿Qué animales pueden aparecer en nuestra parcela de cultivo?

Existe una gran variedad de animales salvajes y domésticos, desde pequeños hasta grandes, que parecen tener la intención de acabar con todo lo que hemos hecho.

Pueden ser pulgones, arañas o ácaros que se alimentan de las hojas y raíces de la planta, absorben sus células y le transmiten potentes toxinas; ratones y ratas que se comen las semillas en germinación y muerden los tallos; topos que hacen túneles alrededor de las raíces; conejos y liebres que comen desde las semillas hasta las hojas y los tallos de la planta; zorros, perros y gatos que cavan alrededor de las plantas y las usan como retrete; jabalíes que cavan y aplastan las plantas y cabras y ciervos que al tener hambre, devastan los cultivos sin piedad.

Todos estos animales son capaces de arruinar cosechas de marihuana de guerrilla velozmente y de múltiples maneras: comiendo, desenterrando o pisoteando las plantas.

Entonces ¿cuál es la mejor manera de ahuyentar a los animales salvajes de nuestra parcela de cultivo? Tenemos varias opciones que pueden usarse de manera conjunta o separada.

Consejos para proteger el cultivo de guerrilla

1. Limitaciones o barreras físicas

La primera opción es muy efectiva y confiable al momento de proteger a las plantas de los animales salvajes, se trata de limitar al acceso a la parcela a través de cercas o redes resistentes y de la altura adecuada. De esta forma, casi todos los animales problemáticos se mantendrán alejados, con excepción de los ratones, ratas e insectos, pero de estos hablaremos más adelante.

Debes tomar en cuenta que en este caso debes realizar una inversión y probablemente no valga la pena si lo que deseas es variar el terreno de cultivo cada año.

Por otra parte, un factor que también importa es lo vistosa que sea la barrera, pues una cerca sólida y bien construida, por ejemplo, estará fuera de lugar si está en el monte y llamará la atención de personas curiosas, sospechosas y no deseadas. Por mencionar otras alternativas tenemos:

  • Mallas de alambre . Son una buena opción si lo que quieres es mantener a los animales alejados de las plantas, además, permiten la entrada de luz y de aire. Requiere una pequeña inversión, pero es resistente y puede reutilizarse cada año.
  • Barreras naturales . Si prefieres hacer algo con recursos naturales porque consideras que la malla de alambre es costosa y no vale la pena, esta puede ser otra opción. Alrededor del cultivo puedes conseguir materiales naturales como ramitas, ramas, maleza, árboles, plantas y hasta leña. ¿Ventaja? Estas cercas hacen un buen trabajo manteniendo a los animales alejados y se realizan rápidamente siempre que haya vegetación disponible en las cercanías.
  • Cercas eléctricas . Un par de hilos de cerca eléctrica agrícola puede ser suficiente para proteger tu parcela de animales que quieran acceder a ella. Mientras estén suspendidos a la altura correcta y alimentados por una unidad de batería pequeña, serán muy efectivos para mantener a los ciervos y cabras alejados de las plantas. Lógicamente, como en todo, es necesario un mínimo de mantenimiento para evitar que la maleza toque la cerca eléctrica, lo que puede producir que se dañe o disminuya su efectividad.

2. Controles mecánicos y físicos

Los controles mecánicos y físicos acaban directamente con las plagas, las alejan o hacen que el entorno sea inadecuado para ellas. Las trampas para roedores, las trampas de luces para insectos, mallas de seguridad o los adhesivos son ejemplos de control mecánico.

Por otro lado, los controles físicos incluyen mantillos para el manejo de malezas, esterilización por vapor del suelo para manejo de enfermedades, barreras como mallas para mantener a aves e insectos por fuera o telas mosquiteras que consiguen mantener alejados a numerosos insectos voladores como pulgones, moscas, mariposas o trips.

3. Objetos para asustar animales salvajes

Hay objetos que, si colocas en la parcela, habrá animales que no quieran entrar por miedo. Generan una sensación de peligro que les hace evitar ir al lugar que queremos proteger, muchos de ellos son inofensivos, por lo que no les pasará nada a ellos.

Por ejemplo, cítricos como el limón, la naranja o las mandarinas harán desaparecer a los perros en segundos, pues no les gustan estos olores. Podemos extraer jugo de estas frutas, mezclarlos con un poco de agua y rociarlos en cualquier parte, esto funcionará como repelente natural.

En el caso de los conejos, podemos elaborar un repelente casero que se elabora a partir de agua caliente, jabón de lavavajillas y olores irritantes como limón, clavos de olor o incluso alimentos picantes como los jalapeños o los pimientos. También existen repelentes orgánicos comerciales que pueden ayudar a ahuyentar animales silvestres.

Otras opciones son añadir los tradicionales espantapájaros, sistemas de riego automáticos que se activen con el movimiento, discos de CD que reflejan la luz y emiten destellos que alumbran a las aves, cometas para cultivos (las aves creen que se trata de un depredador y no se acercan al cultivo) y hasta orina de depredadores. Podrá sonar extraño, pero rociar la parcela con orina de depredador ayudará a mantener tanto a conejos como a otros animales de presa alejados de tus plantas, pues al oler la orina detectan a los raposos, generándoles mucho miedo.

Así, se alejarán de la zona lo más rápido que puedan.

Actualmente, también existen artefactos que buscan eliminar la presencia de determinados animales emitiendo los sonidos propios de sus depredadores. En otros casos, se trata de pequeños cañones que provocan puntuales estallidos cuyo ruido logra alejar a los visitantes, sean conejos, ratas, aves, gatos, etc.

4. Control biológico de plagas

Otro de los métodos más utilizados hoy en día es el control biológico de las plantas.

De esta forma, se opta por huir de elementos químicos (como repelentes y pesticidas) que no sólo pueden resultar perjudiciales para nuestra salud, sino también para el medio ambiente.

¿En qué consiste este control?

Básicamente, en introducir especies depredadoras en la planta para acabar con los bichos o insectos que la amenazan, es decir, utilizar insectos para que ataquen y se coman a otros insectos sin dañar la planta.

Entre las especies más habituales en el control biológico de plagas de cannabis encontramos:

  • Ácaros . Claramente, no cualquier tipo de ácaro, el 'Phytoseiulus persimilis' y el 'Amblyseius californicus' pueden ser grandes aliados para nuestro cultivo. Estos acaban con las arañas rojas, incluyendo sus larvas y huevos.
  • Antocóridos . También conocidos como "chinches de las flores", suelen verse con gran frecuencia en los cultivos. Combaten ácaros araña, huevos de insectos, arañuelas y varias especies de orugas.
  • Arañas cazadoras . Se convierten en un elemento especial de las plantaciones, pues comen toda clase de insectos. Combaten especies que suelen dañar las plantas de cannabis, como los ácaros y trips.
  • Sírfidos . Son animales diferentes a las abejas aunque su apariencia sea parecida. Son inofensivos para los humanos, por ello suelen utilizarse como control biológico en la agricultura. Combaten áfidos, ácaros, trips y cochinillas.
  • Mariquitas . Son insectos muy fáciles de encontrar en los viveros y se distinguen por su gran voracidad, son devoradoras de ácaros y pulgones y llegan a ser tan voraces que, si entre las ramas hay cochinillas y orugas pequeñas, también acabarán con ellas.

Espero que te haya sido útil toda esta información y que ahora te encuentres más preparado para hacerle frente a todos esos bichejos desagradables. Si tienes cualquier duda, puedes comentar aquí o consultarnos sin problema, estaremos encantados de ayudarte.

Deja tu comentario