Plantas de exterior y Marihuana de exterior

Cuidar una planta de marihuana para conseguir un desarrollo óptimo no siempre es sencillo, y depende en gran medida a la zona de cultivo. En principio es más fácil cultivar en el jardín de tu casa que en medio de la naturaleza, lo que se conoce como "cultivo de guerrilla".

Tanto si decides cultivar marihuana en tu balcón, en macetas o en suelo, esta guía te ayudará a lograr tu objetivo.

  • ¿Es fácil cultivar en exterior?
  • Temporada de exterior - Hemisferios norte y sur
  • Variedades de marihuana para exterior
  • ¿Qué es mejor para cultivar en exterior? ¿Semilla, esqueje o planta ya crecida?
  • El mejor lugar de cultivo
  • Sustrato para el cultivo
  • Abonos para crecimiento
  • Abonos para floración
  • Trasplantes
  • Riego
  • Poda
  • Plagas e insectos
  • Cosecha

¿Es fácil cultivar en exterior?

En principio es posible cultivar marihuana en exterior con unas semillas, agua y sol, pero los resultados pueden ser decepcionantes. Debes prestar atención a todos los aspectos del cultivo y a las necesidades de tus plantas para conseguir los mejores resultados.

Planea con antelación tu cultivo y tus posibilidades de obtener una buena cosecha aumentarán enormemente.

Temporada de exterior – hemisferios norte y sur

La temporada de cultivo en exterior, desde que existen las variedades de semillas autoflorecientes, comienza cuando las temperaturas y el clima lo permiten.

Si vas a cultivar semillas no automáticas que dependen del fotoperíodo, la temporada comienza cuando haya suficientes horas de luz solar para que la planta comprenda que ha comenzado su fase de crecimiento.

Con las autoflorecientes, cuando ya no hay heladas nocturnas (normalmente entre marzo y abril en el hemisferio norte, entre septiembre y diciembre en el hemisferio sur) puedes comenzar a plantar en exterior.

Ten en cuenta que estas fechas son orientativas, ya que el clima varía dependiendo de la latitud y los cambios meteorológicos pueden adelantar o retrasar el inicio de la temporada.

Variedades de marihuana para exterior

Como en cualquier cultivo, lo primero que debes tener en cuenta es qué variedad de semillas vas a utilizar. Hoy en día puedes encontrar cientos de genéticas diseñadas para adaptarse a diferentes climas y con diversas características.

Si el clima de tu región es húmedo, o si los veranos son cortos, debes elegir una variedad que soporte la humedad o que tenga un período de floración corto. De esta forma te asegurarás de que tus plantas tendrán tiempo suficiente para desarrollarse antes de la cosecha.

En regiones más cálidas y con largos veranos, podrás elegir entre más variedades con crecimientos más lentos.

¿Qué es mejor para cultivar en exterior? ¿Semilla, esqueje o planta ya crecida?

Una planta desarrollada resiste las inclemencias del tiempo y los ataques de insectos y pájaros mucho mejor que un brote reciente, por lo que te recomendamos que germines las semillas en interior y esperes a que adquieran fuerza.

Cuando la planta aguanta el porte sin demasiados problemas y el tallo no es muy tierno, es el momento de sacarla al exterior. Usa tu sentido común y confía en tus sensaciones.

Otro factor a tener en cuenta es el lugar donde las vas a plantar. Si van a estar en un invernadero o en una terraza podrás sacarlas antes, mientras que en un cultivo de guerrilla, en el que hay animales, viento y lluvia, tendrás que esperar un poco más.

El mejor lugar para cultivo en exterior

La ubicación es vital para conseguir los mejores resultados. Estas son las claves para elegir el lugar adecuado:

  • Luz
  • Agua
  • Suelo
  • Accesibilidad

El primer punto es evidente. Tu cultivo de marihuana necesita horas de luz, cuantas más mejor. Si el terreno está orientado hacia el Sur en el hemisferio norte o hacia el Norte en el hemisferio sur, te asegurarás de que tu cultivo tenga el mayor número de horas de luz solar.

Sin embargo, no todos los terrenos están orientados hacia el mejor lugar; en estos casos, lo mejor es buscar uno que esté orientado hacia el este. Así conseguirás que tus plantas reciban la mayor parte de las horas de luz por la mañana. El sol por la mañana calentará las plantas y el suelo en el momento de más frío del día, evitando que ese frío se prolongue durante toda la mañana.

El segundo factor también está claro: el agua. Tus plantas deben tener acceso al agua y según vayan creciendo, necesitarán más. Si tu cultivo de exterior es en tu jardín no tendrás problema para regarlas, pero si vas a realizar cultivo de guerrilla debes elegir un lugar en el que haya una fuente de agua cerca. Recuerda que en muchos países el cultivo de marihuana es ilegal y llevar constantemente garrafas o depósitos con agua a un campo resulta bastante sospechoso.

En estos cultivos es necesario tener cuidado de no plantar en suelos muy secos o demasiado húmedos. Un terreno muy seco no aportará el agua suficiente para que tus plantas aguanten sin riego más que una pocas horas. Uno demasiado húmedo puede ahogar las plantas o pudrir sus raíces. Elige uno que no esté encharcado pero que se note mullido.

El cuarto factor es la facilidad con la que tú puedes acceder al terreno. Como con el riego, si vas a cultivar en tu jardín, puedes olvidarte de este problema. Pero en cultivos de guerrilla recuerda que tendrás que acercarte periódicamente a comprobar el estado de tu cultivo. Si deja de llover durante varias semanas y el terreno pierde humedad, tendrás que ir a regarlas tú mismo.

Recuerda: en cultivo de guerrilla las claves son luz, agua ¡y que no te vean!

Sustratos para cultivo de marihuana en exterior

Tanto si utilizas macetas como si cultivas directamente en el suelo, te aconsejamos que utilices tu propio sustrato para cultivos de exterior. Uno muy adecuado sería Bio Terra Plus, ya que es orgánico, pero también hay otros muy válidos como Canna Terra Profesional, Canna Terra Profesional Plus, Janeco Light Mix o Plagron Light Mix, entre otros.

Estos preparados de tierra están pensados para que las raíces crezcan sin obstáculos, algo que no siempre sucede con la tierra que nos encontramos en los terrenos donde vamos a cultivar. Un suelo duro y compacto dificultará el crecimiento de las raíces y afectará al desarrollo de las plantas.

Puedes mezclar los sustratos que hemos mencionado con humus de lombriz o guano de murciélago para complementar el abono que incluyen en su formulación.

Este tipo de abonos son de absorción lenta, asegurando el suministro de los nutrientes necesarios durante un tiempo antes de tener que fertilizar de nuevo.

Cuando las plantas de marihuana han consumido el abono podemos fertilizar de nuevo, practicando uno o varios agujeros cerca de la planta (sin dañar las raíces) y añadiendo guano. Con el riego penetrarán en la tierra, nutriendo tu cultivo de nuevo. La dosis aproximada es de una cucharada de guano por cada 5-7 litros de sustrato.

Abonos para crecimiento en cultivos de exterior

En la fase de crecimiento debemos aportar un suplemento adecuado a esta etapa. En Diosa Planta te recomendamos utilizar abonos orgánicos, como Biocanna o las gamas bio de BAC, Plagron y Advanced Nutrients. Estos abonos aportarán los nutrientes necesarios a tu cultivo y su formulación orgánica te asegura un gran resultado con ingredientes 100% naturales.

Abonos para floración en cultivos de exterior

Es conveniente que la tierra tenga suficientes nutrientes para que las plantas de marihuana puedan desarrollar cogollos fuertes y grandes durante toda la de floración. Igual que en la etapa de crecimiento, desde Diosa Planta aconsejamos el uso de abonos orgánicos, consiguiendo un mejor sabor y aroma.

Es conveniente utilizar un estimulador de floración ricos en fósforo y potasio (PK), pues son los nutrientes que tus plantas más demandan en este estadio. Puedes elegir entre muchas marcas, como Biocanna, Plagron, BAC, Advanced Nutrients...

Trasplantar en cultivos de exterior

Las plantas de marihuana suelen ser perezosas. Si las plantamos en una maceta grande, sus raíces se alargarán y también la distancia entre los nudos. Es siempre recomendable ir cambiando las macetas, como si fueran los zapatos de un niño, según lo vayan necesitando.

La excepción la encontrarás con las plantas autoflorecientes. Estas variedades comienzan la etapa de floración automáticamente, por lo que no existe una fase de crecimiento como tal. Por esto, es mejor que utilices macetas grandes desde el principio con las plantas automáticas; así evitarás el estrés que les produce el trasplante.

Lo ideal sería empezar con una de 1,5 litros o parecida para terminar de germinar las semillas.

Cuando hayan colonizado la maceta con sus raíces podemos trasplantarla a una de 3 litros y seguir así sucesivamente.

En la etapa de floración aconsejamos no hacer más de un trasplante ya que es un momento crucial y no es bueno estresar la planta.

Riego

La cantidad y frecuencia del riego dependerá de las condiciones de la zona. Si el clima es seco y caluroso, el agua se evaporará con rapidez y tus plantas necesitarán que los riegues a menudo. En cambio, en lugares húmedos y con suelos que conserven bien la humedad, las necesidades de riego serán mucho menores.

Si cultivas en maceta, necesitarás riegos frecuentes, ya que la cantidad de tierra es menor y la evaporación más rápida.

Puedes crear tu propio sistema de riego con un depósito si lo deseas, para no tener que acudir al cultivo con tanta frecuencia. Si lo haces, es conveniente que te permita regular el caudal para adaptarlo a las necesidades de cada momento.

Poda en cultivos de exterior

En cultivos de exterior, tanto en maceta, campo o guerrilla, te aconsejamos siempre hacer podas en la parte más cercana al suelo. En esta parte de la planta se suelen ocultar insectos y otras plagas que pueden afectar gravemente a nuestro cultivo. Es mejor dejar la base de la planta libre y aireada, de manera que se pueda ventilar el exceso de humedad y no vengan visitantes indeseados.

Plagas e insectos en cultivos de exterior

Es muy importante estar preparado, ya que en cultivos de exterior estarás expuestos a todo tipo de ataques. Si además cultivas en zonas con climas más húmedos, deberás vigilar tu cultivo para controlar la aparición de moho y otros hongos.

En Diosa Planta aconsejamos utilizar siempre productos orgánicos para cultivos de exterior. Algunos ejemplos de este tipo de productos son:

ProNeem: es un producto 100% BIO muy eficaz en la lucha contra insectos y hongos. Usándose como preventivo, puede evitar que las enfermedades fúngicas invadan las plantas.

Urtifer: Su eficacia demostrada como preventivos frente ataques de hongos y como repelente de insectos lo convierten en uno de los prodcutos BIO más versátiles y completos.

Propolix: El propóleo Propolix de Trabe es un producto elaborado por la abeja que posee propiedades bacteriostáticas, bactericidas y fungicidas. En los cultivos de marihuana puede usarse tanto como preventivo como tratamiento. 100% BIO certificado.

Messenger: Innovador producto derivado de una proteína natural que es capaz de regular la salud de las plantas y estimular su desarrollo y mecanismos de defensa. También optimiza la capacidad de crecimiento y protección ante situaciones de estrés.

Cosechar plantas en cultivo de exterior

Una semana antes de que vayas a cosechar tu cultivo, retira el abono de los riegos. De esta manera las raíces se limpiarán y el agua eliminará cualquier resto de abonos para que no afecte al resultado final.