Sea of Green, cultivo avanzado de marihuana SOG

El método Sea of Green se trata de una técnica de cultivo de marihuana, cuyos orígenes son holandeses y está enfocada en la aceleración del proceso, a través del cual es posible lograr una cosecha buena y abundante en tan solo dos o tres meses.

Este proceso se realiza en el interior, lo que nos permite cosechar durante todo el año y de forma continua, a fin de compensar el hecho de que las plantas que se cultivan bajo techo suelen ser más pequeñas que las que crecen en espacios exteriores.

La técnica Sea of Green, también conocida como SoG, se trata de un método de cultivo horizontal e intensivo, el cual se dispone como una especie de alfombra verde, cuyas plantas se colocan de una forma homogénea y uniforme, al ubicarlas una al lado de la otra para aprovechar al máximo el efecto producido por la luz.

Por medio del Sea of Green los cannabis afloran rápidamente, evitando que la planta alcance mucha altura.

Para ello, los expertos nos aconsejan usar esquejes que nos permitan lograr la homogeneidad que caracteriza esta técnica, así como bombillas para cultivode marihuana de unos 600 W.

De esa forma podremos obtener un cannabis de hasta 450 gramos.

¿Qué ventajas tiene el método Sea of Green?

  • Las plagas no dañan a las plantas.
  • Puede utilizarse en espacios pequeños.
  • Se obtienen las plantas más rápido que en los cultivos convencionales.
  • Se aprovecha al máximo la luz.
  • Los cogollos centrales de las plantas son macizos, y bastante resinosos.
  • Es una técnica que puede aplicarse con cualquier variedad de sustrato.

¿Cómo se aplica el método Sea of Green o SoG?

La aplicación de este método es bastante sencilla, pues solo basta con preparar las herramientas y materiales necesarios para sembrar el cannabis (como los abonos para marihuana, las macetas, los esquejes y el sistema de iluminación para cannabis), e iniciar el proceso de cultivo paulatinamente.

En ese caso es necesario:

Preparar el espacio para cultivar

Es necesario hacer la respectiva medición del lugar donde se cultivarán los cannabis para identificar cuántos esquejes de marihuana necesitamos sembrar.

Por lo general para esta técnica por cada metro cuadrado se usan unas 25 plantas índicas o 20 sativas.

Haz el cálculo para que no desperdicies el espacio disponible.

Por otra parte, es necesario que instales un sistema de iluminación bastante potente que cubra toda la zona del cultivo.

Utiliza luminarias de sodio, las cuales cubren 0,5 metros cuadrados con focos de 250 W, mientras que el de 400 W cubre un metro cuadrado.

También debes instalar un sistema automático de riego de tipo gota a gota, en el que cada planta reciba la misma cantidad de agua y nutrientes, asegurando así que cada maceta tiene la misma condición que las demás.

Escoge los esquejes

Lo ideal para hacer la selección de los esquejes de cannabis es que elijas una buena planta madre de la que extraerás sus fragmentos. Si quieres elegir una buena planta madre, puedes pinchar en el enlace y ver nuestro post sobre el tema.

Si elijes esquejes de otras plantas asegúrate de que posean la misma genética y tengan el mismo tamaño, pues de lo contrario cuando comienzan a crecer algunas ejercen sombra sobre otras porque el ritmo de su desarrollo es diferente.

Esto puede entorpecer la técnica SoG.

Planta y atiende los esquejes

Una vez que has seleccionado los mejores esquejes, debes proceder a alimentarlos con abono y sembrarlos en macetas cuadradas de 0,25 litros, así aprovecharán todo el espacio disponible en el recipiente.

Debes continuar el proceso de nutrición hasta la segunda semana posterior al florecimiento.

Riégalas con frecuencia para que el crecimiento de la planta sea rápido y fuerte, teniendo en cuenta que el sustrato para marihuana debe estar seco entre un 50% y un 70%.

Es necesario hacer algunas alteraciones en cuanto a la cantidad de humedad para acelerar el crecimiento.

Una vez que alcanzan un tamaño considerable debes cambiarlas de maceta a una con capacidad para 3 0 5 litros, dependiendo del tipo de sustrato, con el objetivo de llevar el control de su proceso de desarrollo y crecimiento.

Impulsa el crecimiento de las plantas

Durante las primeras dos semanas es necesario ubicar la bombilla bastante baja, con el fin de evitar que se espiguen mucho las plantas, además se debe aplicar la iluminación en un ciclo 18/6h, a fin de que el crecimiento se dé correctamente.

Rótalas de lugar para asegurar que la iluminación llegue a todas (colocando las más pequeñas en el centro).

Cada dos días debes regarlas, colocándoles estimulante para las raíces y abono para el crecimiento. Se recomienda utilizar una dosis menor a la que indica el fabricante de cada producto.

Es importante que sepas que el crecimiento de las plantas de marihuana con la técnica Sea of Green es mínimo, ya que la prioridad es que afloren lo más rápido posible.

En ese sentido, las sativas requieren alrededor de 14 días paras crecer, mientras que las índicas necesitan solo 10.

Pon a aflorar las plantas

Una vez que nuestros cannabis han llegado a unos 25 cm o 30 cm es necesario ponerlas en floración, considerando que nuestro interés es evitar que las plantas alcancen una altura superior a los 50 cm.

Para iniciar el proceso de floración el ciclo de iluminación se modifica, ajustándolo en 12/12.

Cuando llevamos a cabo este cambio, comienza un período de crecimiento vegetativo previo a la floración, que es cuando la planta se prepara para ello. Este ciclo puede tardar hasta tres semanas en realizarse por completo.

En el caso de las sativas, como suelen tener un crecimiento mucho más acelerado que las índicas, es necesario iniciar la activación del proceso de floración un poco antes; por ejemplo, en el momento en que comienzan a aparecer sus primeras hojas.

Cuando se han sembrado por semillas este proceso se inicia al tener el sistema de iluminación ajustado a 12/12.

Poda las plantas

Cuando se inicia el período de floración deben realizarse dos podas de las plantas: la primera se lleva a cabo al iniciar el ciclo 12/12, mientras que la segunda se hace entre la segunda y tercera semana de este período, en el que terminan de crecer las plantas.

Para esto es recomendable cortar unas pocas ramas de la zona más baja (deja quietas las de la zona superior, pues de lo contrario demorarías el crecimiento de la planta), con el objetivo de garantizar que pueda recibir la luz necesaria para que se desarrollen bien y los cogollos del centro absorban la energía.

En ese sentido, el cogollo central debe permanecer intacto y unas dos o cuatro ramas como máximo es lo que debe existir, pues deben quedar solo los cinco nudos de arriba, por lo que no tiene sentido dejar las demás ramas, las cuales puedes utilizar como esquejes para tu siguiente cosecha, asegurando así que tienen la misma genética.

Al podar las ramitas inferiores no solo ingresa mejor la iluminación sino también el aire. Además esto ayuda a que las hormonas se concentren en las puntas de la planta, lo que acelera aún más el proceso de crecimiento.

Durante esta etapa es necesario añadir nuevamente en el riego los estimulantes, abonos e impulsadores de la floración, los cuales te recomendamos que sean orgánicos, con el fin de que no le quede algún rastro que altere su olor o sabor.

Justamente en esta etapa es cuando se requiere el cambio de maceta para las plantas. Si se utiliza sustrato de tierra la maceta debe ser de 5 litros, mientras que al usar sustrato de coco se necesita una maceta de 3,25 litros.

Al ubicarlas nuevamente en el suelo deben dejarse unos 15 cm de distancia entre una planta y la otra.

Prepara las plantas para la cosecha

Este es el período más emocionante cuando se cultiva la marihuana, pues a este nivel es poco el trabajo que requieren y ya casi serán cortadas.

Sin embargo, es necesario colocar unos pequeños palitos que funcionan como guía para los cogollos que sean más pesados, evitando que se caigan y asegurándonos de que no sufran ningún daño.

Por otra parte, es necesario retirar de las raíces de las plantas los rastros de abono, así como realizar una limpieza total de la tierra y listo.

A disfrutar de un cannabis cultivado con la técnica Sea of Green.

A través de esta técnica de cultivo de marihuana es posible reducir el tiempo de producción y crecimiento de la planta, obteniendo de esa forma los mismos resultados que con las técnicas convencionales, es decir, cogollos de buena calidad.

Gracias a esto se produce un ahorro en la factura del servicio eléctrico y se pueden cultivar más esquejes durante el año.

Siempre que tengas en cuenta las características propias de las sativas y las índicas lograrás una cosecha de cannabis con Sea of Green de buena calidad en el menor tiempo posible.

Además, recuerda que es fundamental que todos los esquejes posean la misma genética para obtener resultados tan buenos como lo deseamos.

Si quieres lograr en solo dos o tres meses lo que en los cultivos convencionales se obtiene en tres o cuatro meses prueba esta técnica que ha resultado tan efectiva para pequeños y grandes cultivadores de cannabis.