Prevención, localización y lucha contra la cochinilla en la marihuana

Cochinilla en marihuana

La cochinilla es uno de los insectos que de forma más común ataca a las plantaciones de marihuana. Para su aparición necesita unas condiciones de habitabilidad muy especiales, en las que resulta primordial tener unas temperaturas muy elevadas y un ambiente muy seco con ausencia casi total de precipitaciones.

Su aparición repentina puede llegar a causarte verdaderos problemas, ya que de no atajar su presencia en la planta con rapidez, pueden ocasionar la pérdida total de tu cosecha.

La cochinilla es un insecto de pequeño tamaño, entre 1 mm y 1 cm, y cuyo mayor peligro reside en sus excrementos. En sus deposiciones se encuentra un hongo que arruina toda la materia vegetal que toca.

Una de las claves para que puedas detectar la presencia de cochinilla en tus plantas, es la babilla pegajosa que deja en las hojas y tallos al moverse buscando alimento. Gracias a ese rastro podrás confirmar la presencia de la plaga en tu plantación.

Otra de las características de la cochinilla es su escudo de diferentes colores. Este armazón le sirve de protección frente a otros animales y también como pantalla protectora contra los diferentes tipos de insecticidas, motivo por el cual es complicado que logres eliminarla con ellos.

Este insecto posee un gran número de variaciones, hasta 8000 especies diferentes se encuentran catalogadas. Pero, en lo referente al cultivo de cannabis, las que más problemas suelen plantear son las cochinillas de la familia de las algodonosas y la llamada cochinilla parda, también conocida como cochinilla blanda.

Cochinilla algodonosa

Su pigmentación más habitual es la gris. Esta especie cubre su cuerpo por una masa blanca de consistencia sedosa y blanda. Gracias a este material, sus huevos tienen la protección que necesitan para realizar toda su fase de crecimiento.

Cochinilla parda

La tonalidad de esta variedad de cochinilla es más oscura y posee un caparazón más duro.

Cómo descubrir a las cochinillas en tu plantación

Si la infección acaba de producirse y las cochinillas que se encuentran en tu plantación aún no se han reproducido, su identificación es sencilla.

Tan solo tendrás que observar las zonas verdes de la planta y podrás descubrir a estos molestos insectos. Si se trata de la primera generación de cochinillas que ataca a tus plantas las encontrarás en el tronco y quizás algunas en las ramas principales. Como te comentábamos anteriormente, en sus desplazamientos, las cochinillas van dejando unas babas de color transparente que simulan la presencia de agua en las zonas verdes.

Si se trata de cochinillas de segunda o tercera generación, es decir, huevos que ya se han desarrollado en la propia planta, detectarlas te resultará más complicado, ya que se encontrarán más escondidas entre los cogollos.

La proliferación de hormigas en torno a la plantación puede ser un síntoma de la presencia de cochinilla. Las hormigas se alimentan del líquido dulzón que las cochinillas segregan y, por ello, se muestran siempre dispuestas a protegerlas de posibles depredadores, convirtiéndose en sus guardianas.

marihuana

Cómo afecta la cochinilla a tus plantas

En primer lugar, la cochinilla se alimenta de la savia de las plantas, lo que provoca que estas crezcan mucho más despacio y se encuentren más débiles, provocando una floración mucho más tardía y menor que la que podrías tener sin la plaga de la cochinilla.

La presencia de este insecto ocasiona la aparición de hongos, en concreto el Negrilla, que se coloca sobre el líquido que ellas mismas generan y que se va quedando pegado a las zonas verdes de la planta, oscureciéndolas. Esta tonalidad negruzca de las hojas imposibilita la realización de la fotosíntesis.

Pautas para prevenir la cochinilla en tu plantación de marihuana

La llegada de la cochinilla a tu plantación de marihuana es, en muchas ocasiones, debida a plantas y flores ornamentales como puede ser el rosal o los geranios.

Por ello, como primer paso para mantener tu producción libre de plagas, te recomendamos mantener una distancia prudencial entre tus plantas y las especies antes nombradas.

Fomenta la presencia de depredadores naturales de la cochinilla, como es la mariquita, así evitarás su reproducción, en el supuesto de que logren llegar a tus cultivos.

Evita que las condiciones ambientales favorezcan la reproducción de la cochinilla. El calor y la falta de agua conforman su entorno ideal. Para evitar esta situación y, con ello, la creación de un entorno perfecto para el asentamiento y la reproducción de la cochinilla, te sugerimos de mantener tu plantación siempre muy bien ventilada.

Mantén una especial atención a la salud de tus plantas en los meses más cálidos del año. Dedica tiempo a la inspección de sus tallos, por ellos comienza la plaga de las cochinillas, y de las hojas para detectar los primeros síntomas de su aparición.

Qué hacer si aparece cochinilla en tu plantación

Una vez que has confirmado la presencia de la cochinilla en tus plantas debes actuar con rapidez.

Estos insectos se reproducen con mucha velocidad y en pocos días pueden haber invadido todos tus cultivos.

Las cochinillas machos poseen unas alas con las que se mueven medias distancias para lograr fecundar a las hembras. Esto les permite desplazarse de unas plantas a otras con gran rapidez.

Una vez que la hembra ha sido fecundada coloca los huevos que lleva en su interior por toda la superficie de la planta. La capacidad de cada hembra varía entre los 300 y los 2000 huevos por puesta, dependiendo de las condiciones de temperatura y de humedad con las que se encuentre.

En pocos días, los huevos eclosionan, dando lugar a una nueva generación de larvas, que con el paso de apenas unos días más se convertirán en ejemplares adultos capaces comenzar de nuevo el ciclo reproductivo.

Por ello, es sumamente importante la rapidez con la que actúes ante su presencia. Debes evitar que se reproduzcan y que se extiendan por toda la plantación.

Cochinilla en la marihuana                  Prevenir cochinilla

Cómo eliminar la plaga de cochinilla

Como ya habíamos comentado con anterioridad, el caparazón que protege a determinadas especies de cochinillas les sirve para evitar los efectos de los insecticidas. Por ello, antes de recurrir a su utilización, cuya efectividad en algunos casos no es del todo certera, te recomendamos que pruebes con acciones más naturales.

Trata de erradicar la plaga de forma manual. Para lograrlo frota las hojas y las partes afectadas con un preparado a base de agua y de alcohol en la misma cantidad.

Para conseguir el total desprendimiento de los insectos ayúdate en la operación de arrancado con un cuchillo. Actúa con firmeza pero con cuidado para no dañar la planta.

Elimina las hormigas, ya que se alimentan de los depredadores naturales que atacan a las cochinillas.

Si alguna parte de la planta está muy dañada, bien por la gran acumulación de cochinillas o por la abundante proliferación del hongo, has de valorar la posibilidad de cortar y eliminar esas zonas, por el bien del resto de la plantación. Una vez cortada esa parte asegúrate de introducirla en una bolsa de plástico hermética y alejarla de la plantación para que no sobreviva ninguno de los insectos que contiene.

También puedes recurrir a los depredadores de la cochinilla para que te ayuden a su eliminación. Primero has de identificar la variedad del insecto que ha atacado tu plantación, ya que para cada tipo existe un depredador diferente. Por ejemplo, en el caso de tus plantas estén invadidas por la cochinilla acanalada su mayor enemiga es la mariquita Rodolia Cardinalis.

En caso de que la eliminación manual y la utilización de otros insectos no resulten suficientes para erradicar la plaga, puedes utilizar insecticidas. Es recomendable que entre sus componentes figure la piretrina. Pero no olvides que esta opción tan solo es válida en la fase de crecimiento de la planta, nunca en la de floración.

En la fase de floración está totalmente desaconsejado el uso de pesticidas.

Has de recurrir a opciones en las que no se impliquen compuestos químicos.

Debes recurrir a mezclas de productos naturales y aplicarlas sobre las zonas dañadas hasta lograr eliminar la plaga.

Las mezclas más efectivas son:

Una cucharada de jabón líquido con una cucharada de alcohol de quemar, todo ello disuelto en un litro de agua templada. Con el preparado has de frotar el vegetal para arrancar los animales y los huevos.

Puedes cambiar el alcohol de quemar por tabaco. En este caso has de añadir 6 cucharadas de tabaco por cada cucharada de jabón.

La infusión de helecho pulverizada sobre la planta también obtiene buenos resultados.

Tan importante como el preparado es la constancia en su aplicación. Has de ser metódico y, con la ayuda de un paño o un algodón, frotar toda la superficie dañada sin dejar ningún recodo en el que pueda esconderse la cochinilla.

Esperamos que esta información te sea de utilidad para mantener a salvo tu plantación de la plaga de la cochinilla.

También te puede interesar...