¿Es venenoso el BHO?

          El consumo de BHO y otras extracciones cannábicas realizadas con disolventes se ha popularizado en los últimos años. Su nombre proviene del término inglés Butane Hash Oil que puede traducirse al castellano como Aceite de Hachis al Butano.

 Es venenoso el BHO

Muestra de una extracción realizada con disolventes.

                 El BHO tiene una gran cantidad de presentaciones con una denominación específica para cada una de ellas: Wax, Amber, Budder, Live Resin, Honey Comb, Moon Rock, Shatter, etc. Bajo este calificativo se suelen incluir también productos que han sido realizados con otros disolventes diferentes al gas butano como CO2 (Dry Sift), alcohol isopropílico (Qwiso) o etanol (Quet).

          Para hacer BHO o cualquiera de los productos mencionados, se utiliza gas (butano, CO2, éter) o alcohol (isopropílico, etanol), para separar los cannabinoides presentes en la marihuana de la materia vegetal. Luego se evapora o se purga el exceso de disolvente hasta conseguir el producto deseado. Sin embargo, es un dato conocido que, tanto el butano como el resto de los disolventes utilizados para fabricar este tipo de extracciones son tóxicos y no deberían ser ingeridos ni consumidos por vía respiratoria, ya sea fumados o vaporizados.

BHO veneno?

 Productos cannábicos seguros y no seguros para consumo

         La toxicidad del BHO y otras extracciones realizadas con disolventes fue uno de los temas tratados durante la celebración del seminario de “Aplicación de protocolos de seguridad del producto en la producción y distribución de Cannabis”, ofrecido en 2015 por Americans for Safe Access con la colaboración de la fundación Canna. En él se habló, entre otras cosas, de lo que es o no es un producto seguro para el consumo humano.

          Cabe destacar que aunque la extracción de los cannabinoides se realice partiendo de un material seguro, esto no garantiza que el producto resultante también lo sea. Además de eso, hay disolventes que no son tóxicos por vía oral (como el etanol), pero cuya inocuidad al ser consumidos fumados o vaporizados no ha sido probada y por tanto no deben ser consumidos por vía pulmonar. En resumen, serían seguras las tinturas o extracciones realizadas con alimentos conocidos (como alcohol y glicol de glicerina), siempre que su consumo se realice por vía oral y no son seguras, en ningún caso, las extracciones producidas con butano o CO2.*1

          Por lo tanto, las sustancias venenosas presentes en los disolventes con los que se extrae el BHO contaminan el producto final obtenido y afectan negativamente a la salud de las personas. Aún así hay una gran cantidad de consumidores y productores de este tipo de extracciones que argumentan que con un buen purgado en hornos de decantación o campanas de vacío el producto puede ser consumido sin problemas, ya que mediante este proceso se libra de toda impureza y pasa a ser inocuo para la salud humana.

          Nosotros no compartimos esa opinión, si no que más bien concordamos con la idea expresada en el libro Extracciones Cannábicas de Javier Ruano y Jak de Sostoa (dos grandes expertos en la realización de todo tipo de extracciones de resina con las que han obtenido un abultado número de premios en copas y catas, tanto en Europa como en América): “... el cuerpo humano no debería ingerir más de 5.000 ppm (partes por millón) de butano al día, y las muestras de extractos supuestamente bien purgadas  (y preparadas para su consumo) que se están analizando, aquí y en Estados Unidos, suelen estar por encima. Incluso se han encontrado niveles de 11.000 ppm en extractos que a simple vista parecían bien purgados.”*2

Bho marihuana

 Libro “Extracciones Cannabicas”

          Todo lo expuesto anteriormente nos lleva a la conclusión de que el consumo de BHO y otras extracciones de cannabinoides hechas con disolventes son muy perjudiciales para la salud. Si estamos interesados en realizar un consumo de Cannabis aplicando la reducción de daños para minimizar los riesgos asociados al mismo, el uso de este tipo de sustancias es desaconsejable. Una alternativa más saludable serían las resinas procedentes de extracciones realizadas mecánicamente, sin la utilización de disolventes venenosos.

 Alternativas saludables al BHO

         Entre ellas encontramos las resinas obtenidas mediante el cribado de la marihuana, ya sea por golpes o gravedad (polem), centrifugación (pollinator) o mediante el uso de agua y  hielo (ice o lator). Y si lo que se busca es un producto que tenga un acabado, una manera de consumirse y un efecto similar al del BHO, sin su elevada toxicidad y con unas cualidades organolépticas más puras y refinadas, se recomienda la elaboración de Rosin. Este es un producto aspecto parecido al BHO pero que se obtiene aplicando presión y calor al Cannabis, sin la utilización en el proceso de ninguna sustancia que sea venenosa.

         Esta técnica fue utilizada para la extracción de los cannabinoides fue empleada por primera vez hace durante la década de 2010 usando para lograrla pinzas eléctricas de las que se calientan y que se utilizan para alisar alisar el pelo. Su creador se hizo famoso tras subir un vídeo a youtube después ganar un premio con su resina y que nadie le creyera cuando explicó como la había obtenido. Desde entonces el Rosin ha ido ganando adeptos y desplazando al BHO y a otros tipos de extracciones realizadas con disolventes, ya que es un producto con cualidades mejoradas en cuanto al olor o el sabor y que presenta una alta concentración de cannabinoides combinada con una baja toxicidad.

 Rosin hash

Rosin: extracción lograda aplicando calor y presión.

          Si eres de los que disfrutas del placer de consumir extracciones con la apariencia similar a la miel, dabeando en clavos calientes, y quieres seguir haciéndolo durante muchos años más desde aquí te recomendamos que evites consumir BHO y otros productos en los que, para su fabricación, se emplean disolventes.

Lee este artículo relacionado: " Rosin. La alternativa saludable al BHO "

  

Bibliografía:

 *1 “Aplicación de los protocolos de seguridad del producto en la producción y distribución de Cannabis” seminario dirigido a asociaciones y clubs  cannábicos que fue impartido en 2015 por Americans For Safe Access con la colaboración de la fundación Canna (páginas 31 y 32).

 *2 “Extracciones Cannabicas” de Javier Ruano y Jak de Sostoa. Realizado por Medical Seeds y publicado en el año 2016 por Cáñamo Ediciones, con ISBN 978-84-945321-0-8 y Depósito Legal B-3235-2016 (página 112).