Extracción y ventilación

Cuando cultivas marihuana en el exterior, obtienes unas corrientes de aire que ayudan a que el calor no se concentre y, por tanto, las plantas no lleguen a sufrir unas temperaturas que no deben alcanzar.

Ahora bien, si quieres comenzar a realizar cultivos en el interior, debes crear esas corrientes de aire, sumándole la renovación y la extracción del mismo, vaciándolo en el cultivo y aportando aire frío, para así poder garantizar un desarrollo perfecto de las plantas.

Como bien sabes, la ventilación en los cultivos interiores es el elemento esencial para poder mantener unas condiciones óptimas, que engloban la temperatura, humedad y la riqueza del aire del cultivo de marihuana.

Ventilación interior de los cultivos

La ventilación debes entenderla como una renovación o recirculación del aire que hay en el interior del cultivo. El aire del armario de cultivo o de la sala debe tener unas condiciones de temperatura y humedad óptimas, además del nivel de dióxido de carbono, así las plantas podrán crecer de una manera adecuada.

Renovar el aire del cultivo de marihuana, evacuando el aire y viciado mediante algunos extractores, aportando el aire frío también necesario para el cultivo mediante algún aire acondicionado o con una intracción del aire del exterior.

No olvides que hay que crear una corriente de aire en ese cultivo con algún ventilador, así las condiciones ambientales se equilibrarán mejor y el calor no se acumulará; las plantas estarán en el ambiente más agradable posible realzando su producción.

¿Cómo es la ventilación durante el periodo diurno?

Cuando hablamos de periodo diurno nos referimos al momento en el que la luz del cultivo esté encendida, que es cuando mayor ventilación debe de tener el cultivo y debes aportar a la sala, ya que es el momento en el que más humedad y calor generará el cultivo de marihuana.

La función del movimiento del aire es la de homogeneizar las condiciones, ya que las lámparas y balastos que deben ser los puntos de calor y los sistemas de humedad, como las plantas y el riego, están localizados dentro de la sala.

El aire suele estratificarse, esto quiere decir que forma capas. El aire frío es denso y tiende a colocarse en la parte de abajo, por lo que el aire cálido, al ser más ligero, tiende a quedarse en la parte superior. El aire húmedo y caliente estará más cerca de las flores y el aire frío se quedará en la parte de abajo junto con el dióxido de carbono, que es mucho más denso que el aire.

Es necesario usar ventiladores por esa razón, para que se pueda generar corrientes que puedan igualas las condiciones en la sala de cultivo y se mantenga el dióxido de carbono al alcance de las hojas.

Los ventiladores no tienen que incidir directamente sobre las plantas; deben moverse un poco sobre ellas para que circule libremente el aire sobre su follaje. Si el ventilador está cerca del cultivo y mueve a las plantas de manera brusca, las plantas se estresan y dedicarán parte de su alimentación a producir celulosa, además de reforzar los tallos, en vez de fabricar flores, que es el fin por el que tenemos el cultivo.

Lo ideal sería utilizar algún ventilador oscilante, que se pueda colocar un poco más bajo que las lámparas que tengamos para así evitar formar bolsas de aire caliente debajo y asfixiar a las plantas. El truco está en utilizar ventiladores a potencia mínima, de menos o más potencia, para evitar las ráfagas fuertes sobre la marihuana.

¿Cómo es la ventilación durante el periodo nocturno?

Hablamos de periodo nocturno cuando nos referimos a tener las luces apagadas en la sala de cultivo. Sigue siendo necesario el uso de los ventiladores, no por la temperatura (ya que las luces y, por lo tanto, el foco de calor está apagado), si no porque si el aire no se mueve, la humedad de la sala aumentará, y también aumentará la posible aparición de hongos como la Botrytis. Por eso debes seguir utilizando los ventiladores en esta fase, al menos en periodos de 15 a 30 minutos por cada hora, para no tenerlos constantemente encendidos.

Cuando la marihuana se encuentra en su etapa de crecimiento y con el follaje muy bajo, podemos prescindir de los ventiladores en la fase nocturna.

Extracción en cultivos de marihuana en interior

La extracción interior siempre es necesaria, tanto si usas aire acondicionado o dejas entrar el aire frío del exterior.

La renovación de aire se consigue con la extracción, que se va quedando sin dióxido de carbono, disminuyendo la temperatura y la humedad, canalizando el aire con olor hacia el sistema antiolor, así no se detecta el cultivo de interior. El aire no es fácil de contener y si no se canaliza bien, se escapará por todas las aberturas, llegando al exterior y pudiendo ser detectado por los vecinos, ya que es un olor denso y característico: el olor a planta de cannabis.

Dimensionando el extractor de manera correcta y sumándole un filtro antiolor, evitaremos olores y detecciones que no queramos.

Cómo calcular la extracción para un cultivo interior

El tamaño del extractor va en función de los metros cúbicos que tengas que sacar al exterior de la sala para lograr unas condiciones de humedad y temperatura óptimas. Si usas aire acondicionado para mantener esa temperatura en el cultivo, tanto en la sala como en el armario de cultivo, necesitarás una extracción más pequeña que si usas extractor e intractor, para así regular la temperatura de ese cultivo.

¿Cómo extraer el aire durante el periodo nocturno?

Todo lo necesario para la extracción en tu cultivo de marihuana lo puedes encontrar en la web. El sistema para extraer el aire de un cultivo interior de cannabis tiene que ser igual a la intracción del cultivo. Si se trabaja con intracción pasiva, esa debe estar dimensionada para mantener unas condiciones óptimas de humedad en la noche. Por lo menos de 2 a 4 renovaciones es lo que debe garantizar a la hora, si no se escapa el aire con olor ni nos aumenta la humedad.

Algunos productos de extracción y ventilación

Ventilador de pinza

Ventilador de pinzaEl ventilador de pinza te ayuda a mover el aire en cultivos de tamaño reducido,  es perfecto para armarios de cultivo por que es muy sencillo de sujetarlo a la estructura del armario con su potente pinza.

La ventilación es indispensable en un cultivo de marihuana, más si es dentro de un armario. El ventilador de pinza es la solución ideal en los casos que no disponemos de mucho espacio.

Posee un pinza de sujección que se engancha facilmente a los tubos de las estructuras de los armarios de cultivo, un cable bastante largo para que puedas colocarlo donde quieras y un rosca de control de velocidad con 3 puntos.

La ventilación en un cultivo pequeño plantea varios problemas, uno el espacio reducido y otra la altura a la que colocar el ventilador. El ventilador de pinza te ahorra espacio y podrás cambiarlo de altura en un abrir y cerrar de ojos.

Extractor Prima Klima 125mm

Extractor Prima KlimaEl extractor Prima klima PK125 posee una boca de 125 mm de diámetro y un caudal máximo de 420 m3/h.

Es perfecto para usar como extractor principal en espacios de cultivo de tamaño intermedio, 1,2 m2 máximo usando reflector abierto.

Su turbina de alta calidad extrae un 20% más que los extractores de su misma clase manteniendo un nivel de ruido muy bajo.

La turbina PES del prima Klima de 125 mm consigue mover más caudal de aire que sus competidores del mismo diámetro, siendo además una de las más silenciosas del mercado para su caudal.

Otra de las ventajas del PK125 es su rápida y fácil colocación. Este extractor viene con un cable de 3 metros con enchufe inyectado montado de fabrica  y un soporte y sus tornillos para que puedas fijar tu extractor en la posición que más te convenga.

Tubo extracción insonorizado

Tubo extracciónEl Tubo de extracción insonorizado, reduce el ruido producido por los extractores en los cultivos de marihuana de interior.

Posee un recubrimiento de fibra de vidrio que amortigua el ruido de las vibraciones del aire absorviendo también el ruido producido por los sistemas de extracción.

Es flexible y fácil de colocar y está disponible en varias medidas
El tubo de extracción insonorizado reduce el ruido generado por los extractores gracias a su protección acústica y térmica. Esta compuesto por un tubo interior flexible de aluminio forrado por una manta de fibra de vidrio y recubierto en su exterior por una lamina de aluminio reforzado con hilos de fibra.

Uno de los inconvenientes de los cultivos de interior, es el ruido que generan los equipos de ventilación y extracción. Los extractores en concreto, cuando trabajan a pleno rendimiento, pueden producir un ruido molesto y continuo.

También te puede interesar...