comprar por categoría

Inicios

Variedades de hachís que tienes que probar

En: Noticias Cannábicas Comentario: 0 Hit: 518

Si eres entusiasta del cannabis seguramente te sientes atraído por los misterios que ofrece la planta y entre ellos existen variedades de hachís que tienes que probar.

El hachís es un derivado de la marihuana antiguo y un producto que tiene mucho que dar según la técnica de preparación que se utilice para obtenerlo. 

El hachís puede llegar a tener una calidad realmente excepcional y existe una gran variedad. Lo interesante es que, igual como ocurre con el cannabis, cada hachís tiene características particulares y un efecto alucinógeno que atrae a cientos de fumadores en todo el mundo.

Para muchos el concepto de hachís puede parecer un asunto abstracto, incluso hay quienes piensan que se trata de un cultivo distinto al del cannabis, la verdad es que es un derivado de la marihuana y se extrae de la misma planta, el hachís es la resina que recubre los cogollos.

Pensemos en lo que puede ofrecer. Sabemos que según la cepa y la calidad de la semilla la marihuana modela su potencia y cualidades organolépticas, lo mismo pasa con el hachís, las plantas más resinosas pueden ofrecer un hachís de gran calidad.

La resina es donde se concentran los cannabinoides responsables del efecto alucinógeno de la marihuana, esencialmente el THC y el CBD, el primero psicoactivo y estimulante, el último es el portador de la carga medicinal del cannabis.

El hachís pasa a heredar una potencia superior a la que se concentra en los cogollos así sus efectos psicóticos pueden llegar a dar una pegada mucho más intensa que la de la hierba. 

Se trata de una pasta que conserva cierta humedad y se obtiene de los cristales que se alojan en el borde exterior de la planta. El hachís tiene una pureza absoluta y se compacta en bloques para su comercialización, en los de mala calidad puedes hallar restos de tierra o henna.

El proceso de extracción se realiza separando la resina de las hojas con un método de filtrado que se realiza después de secar y enfriar la planta. Lo que sale a través del tamiz se pulveriza y luego se le da forma compacta.

semillas a granel

Cuáles son las variedades de hachís que tienes que probar

De la misma forma que ocurre con las plantas no todas las variedades de hachís son iguales, pero tampoco puedes creer que existen tantas clases como plantas hay. La producción de hachís alberga algunos tipos que pueden ser realmente sorprendentes aquí te dejamos algunas variedades de hachís que tienes que probar ¿Estás preparado para este viaje?

Hachís marroquí

Marruecos es considerada la cuna del hachís por eso se le atribuye la producción más grande y de mejor calidad de este derivado del cannabis. Por tratarse del mejor hachís del mundo su producción se ha estandarizado para obtener un producto arenoso y fácil de pulverizar, del hachís marroquí se distinguen tres tipos:

Rubio

Se trata del hachís de uso común en la región por ser de bajo precio y efecto suave, su sabor es ligero y tiene un efecto moderado, al consumirlo podrás seguir con tus actividades cotidianas.

Rojo

El hachís rojo es parecido al rubio, pero te deja mucho más colocado, este hachís viaja rápidamente por tu cuerpo y sentirá el efecto de forma casi inmediata. La variedad es muy demandada por consumidores expertos, es posible que te deje inactivo por un rato gracias a su efecto fuerte y prolongado.

Hardala

Se trata de una de las variedades de hachís que tienes que probar el Hardala es realmente especial. Puedes encontrarlo en color amarillo o negro y su textura es suave y pegajosa, es posible moldearlo y muchos lo califican como el mejor hachís de Marruecos.

Hachís holandés

Holanda es sin duda uno de los países europeos con mayor investigación y desarrollo de productos cannabicos, su hachís es de gran calidad y para obtenerlo han desarrollado una técnica de extracción en la que se retiran solo los primeros cristales y luego pasan a un proceso de compactado. 

El hachís holandés tiene muchos matices y se elabora con algunas de las plantas más potentes, el resultado es una pasta de efecto fuerte que además conserva un sabor muy profundo y amargo. Este hachís no es para principiantes.

Hachís de la India

En la india se producen una variedad de hachís muy peculiar, pero el de Cachemira y el Manali, son los más solicitados. El primero tiene un 10 % de THC y contiene un sabor frutal que combina muy bien con ese efecto eufórico que te pondrá creativo y alegre durante varias horas.

El Cachemira se extrae de forma tradicional en la región que lleva su nombre, se considera de alto precio y difícil de conseguir durante algunas temporadas. El hachís Crema de Manali se considera como el mejor de la región, tiene una textura particular y libre de materia vegetal.

Tiene un sabor dulce que es casi una caricia para la garganta y concentra entre 10 % y 26 % de THC, los niveles de alucinógenos de este hachís ese encuentra entre los más altos con un efecto lleno de psicodelia.

Hachís rojo libanés

Es una de las variedades de hachís que tienes que probar, se le califica de místico y exquisito por su capacidad para producir alucinaciones muy intensas y una amplia distorsión de la realidad. El uso del hachís rojo se asocia a rituales budistas donde el individuo logra entrar en contacto con sus ancestros en un estado de conciencia que favorece la sensación de elevación.

Se produce a partir de plantas autóctonas que crecen en la cordillera libanesa y que se caracteriza por tener concentraciones de THC que superan el 20 %. Algunas de las variedades que se utilizan son Nepal Kush y Nepal Jam y la resina es retirada cuando la planta alcanza máximo desarrollo.

Las bolas de este hachís son curadas por un tiempo para que su textura termine siendo blanda y desprenda aromas dulces con un fino sabor a hierbas, su efecto psicoactivo es muy duradero y potente.

Hachís afgano 

El afgano se considera de los tipos de hachís más antiguos, su pureza es muy valorada por los consumidores. Se produce de forma casi artesanal y el proceso le aporta un sabor y textura muy natural, está hecho a base de plantas índicas autóctonas como la Afghan Express y la Khan Afgana.

Su extracción se realiza en seco después de recortar los cogollos, emplean varios tamices de donde resulta un polvo que luego dejan secar sobre pieles de cabra. Este hachís se amasa cada día hasta conseguir la densidad adecuada; su proceso de curación lo convierte en un producto de calidad y gran potencia.

Las inhalaciones son de sabor dulce y olor agradable, produce una gran relajación corporal, pero tu cerebro permanece atento así mantienes total lucidez y conciencia del entorno.

Hachís turco

Se trata de un hachís con concentración baja de THC entre 3 % y 8 %, pero tiene capacidad de generar un efecto alucinógeno importante. Al fumar esta pasta experimentarás una experiencia sensorial, este hachís tiene una concentración maravillosa de aromas y sabores dulces a especias. Puede llegar a ponerte eufórico y alegre con una relajación muscular agradable.  

Diferencia entre el hachís y la marihuana

Uno de los asuntos más importantes cuando se consume cannabis es la concentración de THC (tetrahidrocannabinol) que es la sustancia que aporta el elemento psicoactivo de la planta. Fumar las hojas de la marihuana es la forma más común de consumo, pero los niveles de THC presentes en el hachís pueden triplicar al que contiene la hierba.

Al consumir hachís puedes conseguir una experiencia muy potente y duradera, sus efectos permanecen en tu cuerpo por mucho más tiempo y existen varias formas de consumirlo. Hay muchas personas a las que les gustan fumarlo mezclado con tabaco o marihuana y hacer un porro. 

Es posible fumarlo en narguile o en pipa, en estos casos basta con disponer de una porción de la pasta y exponerlo al calor de un mechero. El hachís puede ser más fácil de trasladar que los cogollos de marihuana y se puede disfrutar tanto o más de sus efectos, el humo que emana es más parecido al de un incienso y su combustión es más lenta que la de las hojas de cannabis por su humedad.

Con los niveles de THC que contiene el hachís puede alterar mucho la percepción del tiempo y los límites de espacio físico; puedes llegar a sentir mucha relajación y comportarte de forma eufórica, además tu coordinación se verá afectada. Algunas personas desarrollan un poco de paranoia y ansiedad con alucinaciones visuales o auditivas.

El consumo regular de hachís puede generar algunas consecuencias a largo plazo y aumentar el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias y daño pulmonar. Se considera que el hachís es una sustancia adictiva así que es posible desarrollar dependencia física y psicológica.

Si algo hay en común entre las diferentes variedades de hachís que tienes que probar es que representan un estímulo a la parte placentera de nuestro cerebro, consumirlo puede ser una buena experiencia siempre que elijas un hachís de buena calidad.

Variedades de marihuana ideales para hacer hachís

Hash Plant

california hash plant

Chemdawg

chemdawg

Gorilla Glue 4

gorilla glue 4

8 Ball Kush

8 ball kush

White Widow

white widow

Comentarios

Deja tu comentario